miércoles, 16 de abril de 2014

San Pedro y Quierí se retiran de Tañ Chuxlyáñ


La mañana de este martes 15 de abril de 2014 los habitantes de Santa Catalina Quierí y San Pedro Mixtepec que se habían apoderado por la fuerza de gran parte del territorio quioquiteco pretendiendo extender sus respectivos límites municipales, abandonar el lugar del incidente conocido en zapoteco como Tañ Chuxlyáñ (Donde Todo inicia).

Una comisión de quioquitecos escoltados por agentes de la policía estatal que acudió al sitio denominado en zapoteco Tañ Chuxlyañ confirmaba por la tarde que el lugar estaba desolado, aunque era evidente que «el carril» ya estaba marcado.

Un funcionario del gobierno local, informó a Ediciones Quioquitani que la población se encuentra tranquila y las autoridades confiadas en que la violencia no es necesaria puesto que:

«estamos seguros que llevamos la de ganar a través de los medios legales, la ley nos apoya y ellos lo saben»

Al cierre del día martes, en las calles aún vigiladas de la localidad y en especial de la explanada principal se podía observar la satisfacción de hombres y mujeres que celebraban que la tensión incial ocasionada por la toma de las tierras haya pasado por el momento.

Cabe señalar que el conflicto agrario que actualmente tiene enfrenatados a estos tres pueblos de la Sierra Sur de Oaxaca, datan de al menos cien años y que en 1923 ya habían llegado a extremos violentos.

Ese evento, enmarcado en un contexto fuertemente religioso dio origen a algunas leyendas como la que se cuenta sobre el milagro de Santa Catarina Mártir. Véase el relato en: http://quioquitani.com.mx/frameset.php?url=/1008125_Ni-psaa-Naybaa---La-Leyenda-de-Santa-Catarina-Martir-en-Quioquitani.html
Pero el acontecimiento también fue tan trascendental que dejó marcas muy profundas en el imaginario quioquiteco incluso de las generaciones más jóvenes que hasta hace unos días sólo recordaban aquella invasión como una leyenda antigua.

Ahora son testigos en carne propia del recrudecimiento de este conflicto que lleva ya muchos años en los tribunales sin solución dfefinitiva.