martes, 13 de junio de 2017

Un saludo que cautiva

En la explanada principal de Quioquitani, zona enmarcada por el templo católico, el palacio municipal y otros edificios públicos;  el icónico personaje de máscaras roja es captado posando para la cámara de uno de los presentes que filma la colorida celebración.

Es el "tatahuelo" que envía un saludo a quienes lo puedan ver danzando y realizando sus impredecibles peripecias. 

Así,  a través de un saludo que cautiva a los asistentes y a los espectadores del video que ha recogido esta escena,  el tatahuelo representa la calidez de los quioquitecos que hoy celebra una de las fiestas más importantes: La fiestas de los viejecitos, los arrieros,  los panaderos y los labradores (ngon) en honor a San Antonio de Padua.

Ni la persistente lluvia ha detenido la algarabía que hoy explota en las almas de los quioquitecos y se proyecta en la música, el baile, los antojitos y los rostros de cada uno de los presentes.

Se puede sentir el frío de la lluvia que en vez de amedrentamos,  nos envuelve en una delicada capa de brisa fresca que acentúa el simbolismo y la sensación inherente a estas festividades.

Ver bailar y bailar con los viejecitos es una increíble experiencia. ... pero lo es más,  si eres habitante de esta hermosa comunidad de la Sierra Sur.